Séptimo Arte

Noticias de películas, series, reseñas y recomendaciones.

Es cierto que el mejor mentor de Naruto es además una figura paternal para él, pero también a la vez es su peor enemigo. Una afirmación que puede generar controversia, pero que en este artículo podrás comprender.

Jiraya fue una de las mayores influencias en la vida de Naruto, lo moldeó en su formación hasta casi limites inhumanos. A pesar de ser una figura clave en su vida y a pesar de ser lo más cerca de un padre para Naruto y si, también a pesar de enseñarle a dominar movimientos poderosos, a pesar de todo eso, Jiraya fue su peor enemigo.

Es cierto que Jiraya es uno de los personajes más queridos ya no de este anime, sino del anime en general, pero su relación con Naruto merece un análisis en profundidad.

Es verdad que Naruto tenía personas como Iruka Umino y Kakashi Hatake los cuales le guiaron y dirigieron en sus primeros años como shinobi, y que este carecía por completo de una figura paterna real en la que confiar en tiempos difíciles. Naruto era un joven huérfano y no tenía a nadie que lo cuidara.

Recibió ayuda financiera de Konoha para satisfacer sus necesidades diarias y básicas. Si bien esto fue lo suficientemente desgarrador, aún había más y es que Naruto también fue rechazado por la mayoría de los residentes de su aldea, ya que se convirtió en el Jinchūriki de las Nueve Colas el día en que nació.

Este miedo y resentimiento que la mayoría albergaba se manifestaba en las interacciones diarias del joven Naruto, haciéndolo sentir más aislado de su comunidad en general. Traumatizado y aislado, era natural que un niño de la edad de Naruto anhelara el reconocimiento, que a menudo trataba de obtener de él a través de su exuberante personalidad y muchos trucos, demasiados trucos.

¿Por qué el mejor mentor de Naruto su peor enemigo?

El destino de Naruto se siente especialmente cruel si se considera la ausencia voluntaria de Jiraiya cuando más lo necesitaba. Es imprescindible destacar que el joven Naruto recibió su nombre de Naruto Musasabi, el cual es el protagonista del primer libro de Jiraiya, “El cuento del Shinobi absolutamente valiente”, que esencialmente esto hizo de forma automatica que este se convirtiese en el padrino del niño. 

Es cierto que este era consciente de los deseos de Minato y Kushina, junto con todas y cada una de las responsabilidades como padrino, Jiraiya no hizo prácticamente nada para mantener a Naruto o cuidar de él durante sus años más vulnerables, años que casualmente también lo necesitó y mucho.

Es cierto que Jiraiya estuvo involucrado en diferentes misiones como la misión profética y que también pasó muchos de sus años cazando a Orochimaru y Akatsuki, pero seamos realistas, su ahijado lo necesitaba como padrino y también como padre y fue extremadamente cruel no haberlo visto ni una sola vez en esos años.

Es cierto que no es justo esperar que Jiraiya abandone en su totalidad su misión y se quedé en la aldea de Konoha, como un Sannin de su estatura inevitablemente se vería envuelto en objetivos estratégicos para toda la vida, lo menos que Jiraiya podía hacer era visitar a Naruto de vez en cuando.

No obstante, Naruto al desconocer su ascendencia, al menos su verdadera ascendencia y no haber tenido una figura paternal a la que tuviese como ejemplo a seguir, tuvo que soportar una serie de traumas a lo largo de su infancia.

 Incluso si Jiraiya no pudo criar a Naruto por sí mismo, al menos podría haberse asegurado de que el niño fuera consciente de su existencia, ya que le impartiría el afecto que tanto necesitaba y la sensación de hogar.

Dado que el trauma infantil a menudo invade la mentalidad y las acciones de los adultos que se llevan a cabo mucho más tarde en la vida, el descuido deliberado de Jiraiya hacia Naruto durante los primeros 12 años de su vida puede verse como un acto imperdonable. También es importante tener en cuenta que fue solo después de que Naruto se inscribió en la academia que pudo hacer conexiones con personas como Kakashi, Sakura, Shikamaru y los demás, y estas amistades lo abrumaron en un nivel psicológico más profundo.

No hay que olvidar algo…

A todo esto hay que sumar que la propia ausencia de Jiraiya influyó en diferentes aspectos en la forma de ser de Naruto. Debido a años de resignación social y aislamiento, Naruto desconocía las posiciones sociales y honorables y siempre trató de ser reconocido sin importar el costo. Si bien estos rasgos no son inherentemente negativos de ninguna manera, son manifestaciones del trauma infantil y una necesidad innata de ser aceptados y pertenecer.

Así mismo, la presencia de Jiraiya en su vida, con el tiempo le afectó de una forma más positiva y es adorable presenciar como se desarrolla esa relación, ya que todos sabemos que Naruto es el más feliz cuando está junto a Jiraiya.

Después de todo, Naruto hereda la idea de luchar por la paz de su padrino, que se desarrolla en todo su arco en Naruto de una manera interesante. A pesar de las acciones de Jiraiya y las circunstancias de su infancia. Naruto se convierte en un shinobi muy amable y una persona que valora las relaciones cercanas y protege a sus seres queridos.